Inicio / Descúbrela / Semana Santa / En tiempos de Jesús

El ciego de nacimiento


Autor: Raquel Rdz. de Estrada

“¿Quién pecó, este hombre o sus padres?”, preguntaron los apóstoles a Jesús al ver pasar a un ciego de nacimiento, pues existía la creencia entre el pueblo judío que la enfermedad era producto de un espíritu pecaminoso.

“Ni sus padres, ni él pecaron. Este hombre nació ciego para que diera testimonio de la gloria de Dios en él”.  Jesús le unta saliva y arena en los ojos y le pide que se lave en el estanque llamado Siloé.  El ciego va y regresa con la vista recuperada.

Enviado es el significado de Siloé y enviado fue este hombre para dar testimonio del favor recibido del Maestro, pues las autoridades judías le interrogaban una y otra vez sobre el suceso. El hombre “una y otra vez” daba testimonio de haber sido curado por Jesús. En su segundo encuentro con el maestro, el que había sido ciego, puede contemplar al Maestro, quien le pregunta: “¿Crees tú en el Hijo del hombre?”,  “Creo, Señor” responde, y se postra en señal de adoración.

Jesús rompe dos paradigmas de ese tiempo: que el pecado enferma el espíritu y no el cuerpo, y que el hombre necesitado está por encima de las leyes, ya que lo cura en sábado, día sagrado en el que estaba prohibido realizar cualquier actividad.

Jesús interpela al hombre de todos los tiempos que siendo sano de la vista, es incapaz de ver con los ojos del espíritu.

 



Bookmark and Share

Sitio Promovido por la Arquidiócesis de Monterrey
2014 -Vive la Semana Santa.
Catholic.net - El lugar de encuentro de los católicos en la red
Derechos Reservados. Términos de Uso
Síguenos en:
Imprimir nota