Inicio / Vívela / De misiones / Artículos

¿Ir de misiones en vacaciones?

FUENTE: VIVE LA SEMANA SANTA
Autor: Redacción

Falta muy poco para las vacaciones de Semana Santa, y quizás aún no estés seguro cómo pasar esos días.   Una buena forma de hacerlo, es ir de Misiones.  ¿Por qué? 

1. Por inversión: El tiempo entregado a Dios y a los demás es la mejor inversión.
Con el activismo de hoy en día, nos encontramos enredados en mil y un ocupaciones, y a veces nos afligimos por no encontrar el tiempo ni la ocasión ideal para hacer el bien y dedicarnos más a Dios.
Las vacaciones de Semana Santa son una buena oportunidad para dedicar tiempo sólo para Dios y para los demás. Tiempo de gracia, de Dios, que se puede invertir en algo que quede para la eternidad.

2. Por otros: Tus hermanos te necesitan. Dios te necesita.
Es un hecho misterioso pero real: Dios quiere que tu salvación y la de otras almas, sean dependientes de tu correspondencia a la gracia.
Todos somos instrumentos de salvación, la ocasión providencial para que muchas personas puedan encontrarse con Cristo.
Dedicar o no una semana al año para evangelizar no es sólo una cuestión privada: hay  mucho en juego. Recordemos a San pablo «¡ay de mí si no predico el Evangelio!»
(cf. 1Cor 9, 16).

3. Porque te lo piden: Se tienen cientos de peticiones.
Hay muchas familias que están esperando oír hablar a Dios: «por favor, no dejen de pasar a visitarnos, les necesitamos» (cf. Hch 16, 9). En estos días tenemos que darles una respuesta. Decenas de hogares esperan esperanzados tu decisión. De ti depende que una persona se quede o no sin evangelizar. Basta tu SI, para que Dios pueda tocar y transformar el corazón de cientos de personas,

4. Hace mucho bien; y a veces se necesita.  Si se duda, es señal de que se necesita ir de misiones. Bien se dice que “donde el río suena, es que agua lleva”.
En algunas ocasiones uno se siente frío en su vida espiritual, con el entusiasmo por Cristo apagado.  En esos casos, las misiones, salir de uno mismo y entregase a los demás, ayuda a encontrar aquello que hace falta.  Encontrarse con ese Cristo que tal vez aún no se conoce, ayuda también a encontrarse con uno mismo.
Es necesario dar la oportunidad a Dios de entrar en nuestra vida, en nuestro hogar, en nuestro mundo.

5. Dar un gran consuelo a Cristo crucificado.  
Cuando se mira a Cristo en la cruz, se puede sentir como Él nos pide ese tiempo de descanso.  En la cruz, Cristo nos dice: «Tengo sed, sed de almas, ayúdame a saciar esta sed…».
Si hoy se escucha ese ruego de Cristo, no endurezcamos el corazón, vayamos de misiones, vayamos a servir a los más necesitados y a la Iglesia. Démosle ese pequeño gusto a Dios que lo ha dado todo por nosotros.

Y por último: si vas, no vayas solo. Llévate a un amigo.



Bookmark and Share

Grupos misioneros Monterrey N.L. México
¿Quieres ir de Misiones? En Nuevo León existen varios grupos misioneros. Infórmate. ...
Ver más

De misiones por el mundo
¿Quieres ir de misiones?
En las siguientes ligas encontrarás información. ...

Ver más

Sitio Promovido por la Arquidiócesis de Monterrey
2014 -Vive la Semana Santa.
Catholic.net - El lugar de encuentro de los católicos en la red
Derechos Reservados. Términos de Uso
Síguenos en:
Imprimir nota